Martes, 24 Noviembre 2020 10:40

No alcanza con el impuesto a los ricos, Alberto demora y CFK apunta a la reforma tributaria

Hace muchos años se viene hablando en Argentina sobre la necesidad de una reforma tributaria. 
Pero nada se concreta excepto la creación de nuevos impuestos como el aporte solidario que avanza en el Congreso creando un campo minado de tributos que disuade a cualquier inversor. Alberto Fernández prometió encarar la reforma cuando asumió la presidencia, pero en su lugar creó nuevos tributos y la pandemia le hizo cajonear el tema. Cristina Fernández sabe de la necesidad de reformular el mapa impositivo detrás de la cual se encolumnaría todo el empresariado e inclusive el FMI. De eso ya habló tanto con el ministro de economía Martín Guzmán como el exrecaudador bonaerense Santiago Montoya.
 
En su editorial del programa Odisea Argentina, el periodista Carlos Pagni cuenta de una reunión que mantuvo el ministro de Economía Martín Guzmán con los representantes de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) en la que Guzmán llegó a plantear que si el impuesto a la riqueza –que antes de fin de noviembre sancionará el Congreso- dura otro año más y no es por única vez, él renunciará a su cargo. Esa confesión se la habría hecho a Paolo Rocca, y evidencia que el funcionario nunca quiso el tributo que idearon Máximo Kirchner y Carlos Heller, lo que explica por qué se demoró tanto tiempo su tratamiento en la Cámara baja.
 
Pero antes de la reunión, Pagni revela que Guzmán había tenido una reunión con Cristina Fernández, donde le explicó la necesidad de una reforma fiscal y de paso la puso en conocimiento de la reunió con los empresarios de AEA. Ocurre que la Casa Rosada quiere evitar nuevas acusaciones internas desde el ultrakirchnerismo de estar aliándose con los empresarios y sus intereses.
 
Guzmán también había puesto en conocimiento a Cristina de las negociaciones con el FMI. De ese cónclave se habría ido con otro apoyo vicepresidencial.
 
El ministro puso énfasis en la reforma impositiva porque, según Pagni, “los empresarios no solo se refirieron al impuesto a la riqueza, sino también al desbarajuste impositivo que hay en la Argentina, que ya está asfixiando totalmente cualquier tipo de actividad económica”.
 
Pero La Cruzada sabe que no es la primera vez que a Cristina Fernández le hablan de la necesidad de la reforma tributaria y ella ya está en el tema. Antes de Guzmán ya tuvo reuniones con el exrecaudador bonaerense, Santiago Montoya, quien recientemente en declaraciones que reprodujimos en este medio mencionó que ese necesita “un sistema impositivo más progresivo, donde el mayor peso de la carga tributaria caiga sobre los que tienen mayor capacidad contributiva”.
 
Montoya, que además de haber estado al frente de ARBA en la provincia de Buenos Aires es especialista en políticas públicas e impuestos, habló en una entrevista con Radio Rivadavia sobre el impuesto a la riqueza y para no entrar en colisión con el proyecto del hijo de la Vice, recordó que “hay antecedentes de países que aplicaron alícuotas de hasta 90% sobre el impuesto a las ganancias en un contexto de emergencia”.
 
Pero advirtió que “tenemos que salir rápidamente de los efectos económicos que genera esta situación (la pandemia) y no sé si esto ayuda”.
 
Advirtió que “podría haber un inmueble alcanzado cuatro veces por impuestos”, teniendo en cuenta también tributos provinciales.
 
Y concluyó acerca del proyecto de Máximo: “El impuesto tiene muy buenas intenciones pero puede que consiga efectos que no ayuden a lograr su cometido”.
 
“Mi lema es ‘Impuesto más baratos pagados por todos’, y Argentina se debe una revolución tributaria”, proclamó.
 
En suma, Cristina Fernández ya conoce la necesidad y urgencia de una reforma fiscal, detrás de la que se encolumnaría todo el empresariado e inclusive el FMI.
 
El propio Alberto Férnandez la prometió hace un año cuando llegó al gobierno, pero no avanzó en la cuestión.
 
Por último, quedó claro que el proyecto Heller y Máximo es retrógrado y no cumple con la promesa de reforma impositiva.
 
Por lo pronto, según el diario Ámbito Financiero, el Ministerio de Economía trabaja en los detalles de una reforma tributaria que buscará, entre otras cosas, revertir parte del efecto que consideran “negativo” de las modificaciones implementadas por la gestión de Mauricio Macri, aunque no mencionan los tributos de este año.
 
La fecha original de envío del proyecto al Congreso, prevista para que coincida con la remisión del Presupuesto 2021 en septiembre pasado, se pospuso para el próximo año, confirmó una importante fuente del equipo del ministro Martín Guzmán.
 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.