Lunes, 21 Diciembre 2020 09:39

Guerra total: Tras entrevistarlo, Navarro reveló que "Alberto F. analiza crear un Tribunal Superior" para limitar a la Corte

Muy fuerte la presión ya de todo el Frente de Todo -no solo del kirchnerismo- contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación tras el acto del viernes 18/12 en La Plata en el que quisieron mostrar unidad frente a la agenda electoral 2021, pero dejaron más expuestas las fisuras.
 
Luego de entrevistarlo el sábado (19/12) para que dé su propia lectura del acto en La Plata, el periodista K Roberto Navarro reveló que "el presidente analiza crear un Tribunal Superior, que funcione a la par de la Corte Suprema, para encargarse de los casos de arbitrariedad judicial, como en las causas contra Cristina".
 
La columna de opinión en su propio portal El Destape, Navarro tituló, reconociendo que es para marcarle la cancha al Máximo Tribunal: "La estrategia de Alberto para terminar con el Lawfare y poner un límite a la Corte".
 
“Lo más seguro es que avancemos con la creación de un Tribunal Supremo, de igual rango que la Corte, que se encargue de los casos de arbitrariedades. Un sistema como el español”, disparó Fernández en entrevista con Navarro
 
"La idea es que la actual Corte se encargue de decidir sobre la constitucionalidad o no de los temas en litigio y el nuevo tribunal de las arbitrariedades que pudieran cometerse en instancias inferiores en el juzgamiento de los casos", detalló Navarro.
 
Al parecer, en Casa Rosada hay dos posibilidades en tratamiento: aumentar los miembros de la Corte -para que ingresen ministros a favor de CFK- o crear el nuevo órgano judicial mencionado.
 
Aunque la medida solo necesita mayoría simple del Congreso, Alberto aseguró que "tiene que salir con acuerdo de la oposición". Sobre este aspecto, sumó Navarro: "Alberto piensa que parte del radicalismo estaría dispuesto a votar esta reforma y sumar algunos de sus hombres a este nuevo tribunal. Nueve miembros le parece un número razonable, ya que debería ocuparse de múltiples casos". 
 
El vocero K arremetió: "El presidente descarta la posibilidad de solucionar los casos actuales con indultos, que estima son actos discrecionales de épocas monárquicas. Y tampoco lo convence la posibilidad de avanzar en un juicio político a los actuales miembros de la Corte. Aumentar sus miembros es una posibilidad, pero es más difícil de sacarlo en el Congreso, ofrece menos escaños para nuevos cargos, no soluciona el tema de una justicia más ágil y es claramente más conflictivo ante la opinión pública que la creación del Tribunal Supremo.  
 
Hace pocos días Cristina advirtió sobre la posibilidad de que la Corte obstruyera el plan económico del Gobierno. Llegó a oídios del Gabinete que los cortesanos podrían involucrarse en el caso de la jubilaciones y poner en jaque la reciente modificación de la actualización trimestral con la fórmula ya utilizada por Cristina. Una decisión de ese calibre amenazaría entre otras cosas la negociación con el FMI. Así están las cosas en Argentina".
 
A su vez, la agencia estatal publicó 2 notas que dejaron una sensación de fuerte presión contra los cortesanos.
 
En primer lugar, una nota titulada: "La Corte: entre la quietud, los fallos de alto impacto y la pandemia".
 
El artículo firmado por Felipe Celesia dispara contra directamente contra Carlos Rosenkrantz, presidente de la Corte: "La Corte Suprema de Justicia atravesó un año de notoria quietud en sus decisiones, con fallos de alto impacto político y social como el reclamo de los jueces federales trasladados durante el macrismo o la causa del exvicepresidente Amado Boudou, en el marco de un sistema afectado por la pandemia y serios cuestionamientos a su idoneidad expresados desde diferentes sectores institucionales, incluido el Gobierno".
 
Luego de un repaso sobre ciertos pasos judiciales que dio la Corte, Télam publicó otra nota titulada: "La reforma judicial está encaminada y se transformó en uno de los ejes de la gestión presidencial".
 
Según Gabriel Ramonet, "entre las sugerencias realizadas por el Consejo figura la sanción de una ley orgánica que regule el funcionamiento de la Corte Suprema, además de distintas alternativas sobre tribunales intermedios que podrían generarse para descongestionar de causas al máximo tribunal.
 
Respecto al funcionamiento del Consejo de la Magistratura, se recomendó ampliar y equilibrar las representaciones en el organismo, que sus miembros cumplan mandatos de cuatro años sin reelección consecutiva y que sus designaciones sean sometidas a audiencias públicas.
 
El informe incluyó recomendaciones sobre el funcionamiento de los Ministerios Públicos, la instauración de los juicios por jurados y la transferencia de la Justicia Nacional a la Ciudad de Buenos Aires.
 
El Presidente recibió el documento el 10 de diciembre, durante un acto en Casa Rosada donde elogió la actividad del Consejo y consideró el contenido del informe como 'un punto de partida' para profundizar los cambios estructurales en el Poder judicial, que ya están en marcha".
 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.