Martes, 13 Julio 2021 10:28

Sin China, evalúan tomar fondos del Tesoro para Santa Cruz

Como China cortó el envío de recursos, el gobierno analiza usar fondos del Tesoro para reactivar las represas del sur. Según Electroingeniería, ya fue decidido.
Esta decisión venía corriendo como un rumor, pero fuentes cercanas a Electroingeniería, la empresa integrante del consorcio que tiene a cargo la construcción, aseguraron que la decisión ya está tomada.
 
Así lo dijeron al sitio especializado 'EconoJournal', aunque desde el gobierno, en cambio, reconocen que están evaluando esa posibilidad, pero todavía no confirman la información.
 
La idea que analiza el Gobierno es aportar fondos del Tesoro para continuar con la construcción de las represas de Santa Cruz mientras se negocia con China una adenda financiera al contrato original. 
 
China cortó el envío de fondos hasta que se sume una adenda financiera al contrato original, pues si eso no ocurre debería empezar a cobrar ahora los desembolsos que ha venido haciendo, independientemente del grado de avance de la obra. Hasta ahora desembolsó unos US$1.500 millones sobre los 4.714 millones comprometidos por contrato.
 
En julio de 2014, durante la visita del presidente chino Xi Jinping al país, se firmó el contrato de financiamiento con un grupo de bancos chinos. China Development Bank Corporation (CDB), Industrial and Commercial Bank of China (ICBC) y Bank of China Limited (BOC) se comprometieron entonces a aportar 4.714 millones de dólares para financiar la obra a una tasa de interés Libor + 3,8%. El crédito fue por 15 años y contempló 5 años y medio de gracia para el capital, justo el plazo que se preveía para la construcción de las represas de Santa Cruz.
 
Se suponía que el Estado recién iba a comenzar a pagar el préstamo una vez que las centrales estuvieran operando. De ese modo, los fondos para hacerlo provendrían del contrato de venta de energía. Sin embargo, la construcción se fue demorando por cuestiones judiciales y políticas, como la renegociación que impulsó el gobierno de Mauricio Macri, y problemas técnicos, como la aparición de rajaduras en el terreno durante la construcción de la obra civil. Según el sitio 'Diario Petróleo', el mayor avance se registra en la obra de la presa Jorge Cepernic, con 27,1%, mientras la Néstor Kirchner tiene un grado de adelanto de 19,3%.
 
El problema surge porque el contrato de financiamiento original se firmó de país a país y no contempla el avance de obra de la construcción. Por lo tanto, la devolución del préstamo chino no está sujeto a que la construcción de las represas avance o se termine. Según el mencionado sitio, la intención de ambas partes sería adecuar las condiciones financieras al nuevo proyecto ejecutivo negociado durante el macrismo, pero mientras esa negociación no esté concluida, los bancos chinos dejaron de girar fondos y reclaman su derecho a cobrar. Esa situación paraliza la construcción. Por eso es que el gobierno explora distintas alternativas, una de ellas, poner fondos del Tesoro...
 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.