Miércoles, 04 Noviembre 2020 08:12

Mapuches destrozaron la futura Escuela de Guardaparques

Gracias a la filmación provista por un vecino, se pudo apreciar como la comunidad mapuche incendió y destrozó el establecimiento educativo.
Diego Frutos, dueño de La Cristalina, una de las propiedades que fuera completamente incendiada y destruida por los mapuches de Villa Mascardi, fue quien logró acercarse y registrar el estado en el que quedó la futura Escuela de Guardaparques.
 
El conflicto se inició en noviembre de 2017 cuando la comunidad Lafken Winkul Mapu tomó un predio de 6 hectáreas perteneciente a Parques Nacionales alegando una visión de su “machi” quién señaló el lugar como un “territorio sagrado”. El supuesto “Territorio recuperado” tiene hoy un total de 30 hectáreas e incluye múltiples incendios y destrozos a edificaciones públicas y privadas.
 
El grupo de 12 guardaparques que trabaja en la zona denunció estar recibiendo continuos ataques y agresiones por parte de la LOF, incluyendo disparos con armas de fuego. Los hechos fueron expuestos ante Daniel Somma, el actual Director Nacional de Parques, pero lamentablemente a la fecha, prima el desamparo institucional y aún no se han tomado medidas de resguardo y protección para los trabajadores .
 
 
En el mes de septiembre, los guardaparques, que evitan hablar públicamente del conflicto para no sufrir represalias por parte de la comunidad, enviaron una carta a Somma, solicitando ayuda y que no se normalicen las agresiones que vienen sufriendo de parte de la LOF:
 
“El Cuerpo de Delegados del Sindicato de Guardaparques Nacionales de la República Argentina reclama con gran preocupación por el silencio institucional y la falta de garantías laborales por parte de la Administración de Parques Nacionales para con los compañeros que hoy se desempeñan en la zona sur del Parque Nacional Nahuel Huapi, sobre todo el personal que se destaca en el área de Villa Mascardi y Seccional Maitenes. Nuestros compañeros son el centro de reiterados hechos de violencia, recurrentes amenazas y hasta atentados a vehículos oficiales y particulares, siendo a veces con un alto tenor de agresividad como sucedió en la Seccional Maitenes donde se registraron en varias ocasiones disparos de armas de fuego hacia la vivienda siendo visibles los impactos sobre las paredes”.
 
La escuela había sido restaurada en 2016 para cobijar a los aspirantes a la carrera de Guardaparques. Las precarias condiciones en las que quedó el establecimiento tras el paso de la comunidad mapuche, son muestra del nivel de violencia que se maneja en la zona y el total desprecio por los bienes públicos de un Estado que no reconocen (salvo, cuando reparte subsidios).
 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.